1994ko Manifestazioa

Paso a paso

Bilbao, 5 de Febrero de 1994 

Manifiesto

Hace unos pocos días hemos conmemorado la muerte de un hombre, de un hindú, pero lo que queremos recordar especialmente de él, es su vida, sobre todo su vida. Mahatma Gandhi es el ejemplo de un compromiso personal y vital con los problemas de su pueblo y con los de todos aquellos que sufren la injusticia; desde un rechazo valiente y total a la violencia, suprema injusticia, que pervierte todo cuanto toca. 

Ya desde hace tiempo las ciudadanas y ciudadanos de Euskal Herria hemos manifestado una y mil veces nuestro rechazo total al uso de la violencia para la consecución de cualquier objetivo político; y nos hemos comprometido personal y colectivamente para alcanzar la paz en nuestro pueblo. 

Este compromiso por la Paz y la Justicia no es flor de un día, lo hemos asentado poco a poco, PASO A PASO, y el conjunto de los ciudadanos y ciudadanas que formamos esta sociedad, hemos adquirido nuestro propio y fundamental papel en la tarea de la PAZ. Ningún movimiento pacifista, ni ninguna organización política son instrumentos suficientes, si detrás de ellos no estamos con nuestro firme compromiso todos los hombres y mujeres de este pueblo que trabajamos día a día por construir un futuro en PAZ. 

Cada vez somos más los que pensamos que el uso de la violencia deslegitima cualquier idea o proyecto que se construye sobre el dolor y la muerte; y somos más, también, los que pensamos que nuestras ideas y proyectos sólo tendrán sentido si las desarrollamos y defendemos por medios pacíficos; y que el respeto a la voluntad democrática y a los Derechos Humanos son pieza clave para una convivencia verdaderamente humana y pacífica. 

Pero estos cambios se producen poco a poco, PASO A PASO, y aún hay entre nosotros, en nuestros barrios y nuestros pueblos quienes se inhiben, justifican e incluso alientan a quienes ejercen la violencia. A todos ellos deberemos exhortarles a que transformen: su inhibición, en compromiso por la Paz; su justificación, en rechazo decidido; y sus gritos de aliento a la violencia en silenciosa reflexión de sus consecuencias. 

Y quienes más cruelmente han sufrido esas consecuencias son todas aquellas personas que han sentido el zarpazo brutal de la violencia y queremos transmitirles, desde aquí, nuestro apoyo y solidaridad; que sepan ellos y sus familiares que la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas vascas estamos firmemente comprometidos en seguir trabajando para que nunca, nadie más, sufra su dolorosa experiencia. 

Recuperar para la convivencia democrática a todos aquellos que son en alguna medida cómplices de la violencia, significa una apuesta seria por la reconciliación y por la construcción de una sociedad verdaderamente humana. Y al igual que está siendo necesario el esfuerzo permanente y comprometido de todos para conseguir el cese de la violencia, la consecución de una sociedad reconciliada requerirá, cuanto menos, un esfuerzo similar. 

Es necesario hacer un vehemente llamamiento a todos los hombres y mujeres que son miembros de ETA, para que reflexionen, un solo minuto, sobre el dolor y la muerte que están sembrando y abandonen definitivamente las armas, acatando de una vez por todas la libre voluntad mayoritaria de los ciudadanos y ciudadanas. 

Y a todas y todos, agradeceros vuestra asistencia y recordar que son muchos los que trabajan todos los días por traer la paz a este país, pero que cuando ha sido preciso ha sido la inmensa mayoría de este pueblo quien se ha lanzado a la calle diciendo ¡BASTA!. Y de nuevo, cuando sea necesario, volveremos a hacerlo, porque estamos construyendo, PASO A PASO, día a día, un futuro en PAZ y Libertad. 

Gracias.

Powered by
Logotipo Sarenet S.A.
Gesto por la Paz
Coordinadora Gesto por la Paz de Euskal Herria